Viajar en autocaravana con niños

Desde luego una experiencia 100% recomendable aunque hay que ir mentalizado a que el espacio realmente es reducido y si vas como nosotros una familia de 6 el momento de todos dentro de la caravana para desmontar mesa y montar cama es tremendo!!!, todos hacia un lado y luego todos hacia el otro, y que no llueva sino el goteo en el techo y todos entrando con los zapatitos calados es......, pero salvo esto un viaje inolvidable, poder parar donde quieras con todos los bártulos, y estar justo delante del mar es una gozada, la sensación de que vas en un camión y la carretera es tuya es muy divertido y sobretodo para los niños poder viajar jugando o organizando una merendola hace que los viajes se les hagan muy cortos.

Para esta primera vez, no sera la ultima, porque a pesar de los peros nos quedamos con todo lo bueno, escogimos el Delta del Ebro, viajamos un grupo de amigos 8 matrimonios con todos sus hijos, os podéis imaginar...nos alojamos en un camping por aquello de la inexperiencia y por tener a los niños un poquito mas controlados , la primera noche llevamos organizada la cena entretodos, unas tortillas de patata, embutidos, pan con tomate y poquito mas. El sábado nada mas despertarnos desplegamos nuestras mesitas de buena mañana y organizamos un desayunito por turnos espectacular, nos fuimos a explorar un poquito y descubrimos la maravillosa playa interminable del Delta, estaba todo muy bien cuidado y limpio, los niños aprovecharon a darse un bañito rapido y volvimos a por las autocaranas para desplazarnos a San Carlos de la Rapita donde cogimos un barquito para ir a comer a una Musclera, el viaje en barco digno de mención nos pusieron una musica buenísma que acabamos grandes y pequeños bailando y cantando, en las muscleras reservas un menu cerrado que te incluye el viaje en barco, para los niños es muy cómodo porque pueden bañarse y no cubre mucho por lo que alargamos hasta el último barco. Por la noche organizamos una barbacoa en el camping, y al día siguiente alquilamos bicicletas para recorrer un poquito más del delta, pudimos ver cantidad de aves de diferentes especies, el recorrido es muy cómodo porque es todo planito y los niños aguantan bien, y si teneis algún amigo que os va amenizando con música ya ni os cuento. De vuelta a casa vimos todos los campos de arrozales, casas totalmente rodeadas de agua, un paisaje maravilloso que tenemos que cuidar entre todos porque como dicen los lugareños el Delta está desapareciendo y seria una verdadera lástima que otros no puedan disfrutar de todo lo que nosotros vimos!!!


Älterer Post Neuerer Post